El mundo de Alex

Alex, dibujos animados educativos para descubrir el mundo.

Alex es un chico muy curioso, tiene 5 años y quiere descubrir todo el mundo de su alrededor, en sus dibujitos ayuda a los niños a que lo descubran junto a él.

ImageProxy.mvc

Están en varios idiomas: inglés, ruso, portugués y español.

  • Alex en la Selva – conoce los animales de la jungla

  • Alex en el Mar – Descubre y aprende los animales marinos

  • Alex y la Música – Descubre los instrumentos musicales

  • Alex en el Huerto Mágico – Aprender las frutas y verduras

El cesto de los tesoros (0-1 año)

Tanto el Juego Heurístico como el Cesto de los Tesoros son dos grandes proyectos a desarrollar en el primer ciclo de Educación Infantil.

El cesto de los tesoros es una propuesta de juego ideada por Elinor Goldschmied que ofrece a los niños/as en el primer año de vida (cuando son capaces de mantenerse sentados) la posibilidad de descubrir el mundo a partir de su propia actividad.

Es una actividad sistematizada que responde a la demanda de exploración y actividad autónoma (no dirigida) de los niños, poniéndolos en contacto con una variedad de objetos y elementos adecuados, que no tiene uba finalidad única y predeterminada, sino que ofrece el máximo de oportunidades de estimulación del desarrollo infantil.
La posición de estar sentado aporta al bebé un nuevo punto de vista, un mayor dominio sobre su entorno inmediato, sus ojos y sus manos alcanzan todo mucho mejor. Sólo puede tocar aquello que los adultos ponemos a su alcance.
Así cobra gran importancia el cesto de los tesoros, como fuente de estímulo y de conocimiento, aprovechando esa inamovilidad que tanto favorece la concentración del niño.
Los objetos y materiales diferentes son seleccionados cuidadosamente para que proporcionen al niño una amplia gama de experiencias sensoriales que estimulen sus cinco sentidos, y sus primeros movimientos corporales.
Con los objetos del cesto, los niños reciben muchas más “informaciones” que con los juguetes convencionales (que se compran en las tiendas), porque le ofrecen referencias claras sobre la textura, peso, olor, sabor, temperatura y consistencia.
—–
——
Estos objetos son considerados como verdaderas herramientas de aprendizaje, que se tienen que renovar, en parte, cada 15 días, puesto que la presencia prolongada de un mismo objeto ya no satisface la curiosidad del niño ni estimula su interés.
Otra característica importante que presenta el material del cesto de los “tesoros” es su fácil adquisición, y a su vez el bajo coste, ya que muchos de estos materiales son objetos que tenemos en casa y que podemos recuperar o reciclar, o directamente de la naturaleza.
—–
—–
————–

Guía de la expresión del bebé

Entender a los bebés no es una tarea fácil, pues antes de comenzar a hablar los padres sólo pueden recurrir a la interpretación de sus gestos, acciones y balbuceos para lograr comprenderlos. Una investigación realizada por expertos españoles de las universidades Nacional de Educación a Distancia, Murcia y Valencia -y financiada por el Instituto del Bebé Nuk-, podría facilitar esta tarea. El estudio llamado “Guía de la expresión del bebé” recogido por ABC, logró descifrar el lenguaje de las guaguas durante los primeros meses de vida, asociando comportamientos específicos a manifestaciones de alegría, tristeza, sorpresa, ira, miedo o asco. Podemos ver la guia en este enlace.

Periodo de adaptación para los bebés de 3 a 24 meses.

La adaptación de un bebé de 3 a 24 meses a una escuela dependerá más de la actitud del personal docente y de los cuidadores que del bebé. Él no sabe a que va a la escuela, pero el personal de la escuela debe estar preparado para recibirlo. Además, este trabajo de preparación deberá ser compartido con los padres del bebé.

Actitudes de la educadora

– Al encontrarse con el bebé: aproximación, respeto, afecto, sin ansiedad ni agobio.
– Creación de un clima de seguridad afectiva individual y colectiva.
– Hay que mantener la tranquilidad ante manifestaciones de inadaptación del niño (rabietas, llantos, inapetencias) pero sin abandono.
– Atención individualizada -pero no exclusiva- sobre todo en los momentos cotidianos de: llegadas, despedidas, comidas; entendiéndolos como momentos de gran importancia para la relación individual-afectiva con el niño (tratando de evitar prisas, agobios, nervios, etc.).

Adaptación al nuevo espacio

– Conocimiento de la clase como lugar que le da seguridad, manteniendo los mismos puntos de referencia espaciales y temporales (a nivel de espacio: lugar de jugar, comer, dormir, cambiar, etc. y de tiempo: mantener los horarios de comida, siesta, cambios, etc.)
– Conocimiento del comedor e introducción poco a poco del patio.

Relación con los padres

– Dar confianza y seguridad a los padres.
– Poner límites claros a los padres desde el principio (puntualidad, ropa marcada, que al principio no entren mucho en sus clases en función de los otros niños) evitando los enfrentamientos.
– En esta edad es importante sin embargo organizar los horarios flexibles, para que si es posible el bebé permanezca en el centro menos de ocho horas/día.

Actividades

– En esta etapa debemos intentar una relación personal con el bebé, haciendo hincapié en la comunicación corporal. Que empiecen también a manejar el material de la clase, pero sin mezclarlo: torres, construcciones, telas, pelotas, etc.
– Respeta el juego libre sin dar demasiadas consignas, aprovechando para observar su comportamiento.
– Que la comida, siesta y cambios, no se conviertan en algo rutinario, dado que son momentos idóneos para establecer una comunicación individual (evitar prisas, nervioso, etc.).
– La siesta debe ser un momento de relajación y tranquilidad: ponga música y canciones suaves.