Guía para la detección temprana de dificultades

Excelente guía para la detección temprana de discapacidades, trastornos, dificultades de aprendizaje y altas capacidades intelectuales, editado por el Gobierno de Canarias.

Sin-título1

(Pinchad sobre la foto para acceder a la web – allí os podreís descargar el documento)

El autocontrol a partir de la técnica de la tortuga

En el aula de educación infantil es normal tener niños que en muchas ocasiones presentan conductas no apropiadas.  Y no siempre debemos aplicar la técnica del castigo. Existen otras técnicas en las que a través del juego podemos enseñar a los niños a controlar sus emociones más negativas. Una de esas técnicas es la de la Tortuga.

tortuga_5181302_std

El aprendizaje con esta técnica se realiza en varios pasos:

En un principio se explica a los niños un cuento sobre una tortuga que se enfadaba con facilidad y que cuando lo hacía se metía en su caparazón por que no quería ser amiga de nadie hasta que entendía que los problemas debía solucionarlos tranquilizándose y dialogando con otras tortugas amigas.

A partir de este cuento se les plantea el juego de la Tortuga, según el cual cuando un alumno este entrando en una situación o circunstancia que puede llevarle a alterarse, el profesor dirá su nombre junto con  la palabra tortuga, y ellos deberán reaccionar como la tortuga del cuento. Tendrán que cerrar los ojos y “replegarse en su caparazón” como la tortuga del cuento.

Una vez que toma conciencia de ello, el niño comienza un proceso de relajación, previamente enseñado. El niño a través de la relajación puede reducir su nivel de ansiedad y sus respuestas.

Por último, una vez que se ha relajado, se le enseña al niño a utilizar técnicas de solución de problemas para evaluar las distintas alternativas para manejar la situación que le ha llevado a hacer la tortuga.

Basicamente, lo que pretendemos a través de este juego es intentar hacer consciente al niño de lo que le ha llevado a la situación de pérdida de su autocontrol, y cómo una vez relajado, podemos buscar soluciones al posible problema.

——————————-

El juego como instrumento educativo

El juego es uno de los aspectos esenciales del crecimiento, favorece el desarrollo de habilidades mentales, sociales y físicas; es el medio natural por el cual los niños expresan sus sentimientos, miedos, cariños y fantasías de un modo espontáneo y placentero. Así mismo sienta las bases para el trabajo escolar y para adquirir las capacidades necesarias en etapas posteriores de la vida.

images

 

El juego le permite al niño conocer su mundo, descubrir su cuerpo, conocer a otras personas y relacionarse con estas, desarrollar vocabulario e imitar roles de adultos. El juego es un medio primordial en el aprendizaje de los niños de nivel inicial.

¿Cuándo se está jugando?

Las diversas teorías del juego proponen diferentes criterios para reconocer esta actividad, a partir de los cuales podríamos decir que se esta jugando cuando la actividad realizada:
Produce placer al sujeto que la realiza. Interesa más la acción que el resultado.
La meta de la acción es el juego mismo y no el aprendizaje. Prescinde de las limitaciones de la realidad.
Ejercita funciones o capacidades del sujeto. Satisface necesidades afectivas del sujeto.
Crea una situación imaginaria.
La intención de jugar la diferencia de una actividad similar realizada como trabajo.Estos criterios responden a diferentes modos de entender el juego y reflejan la complejidad de esta actividad, que en ciertos momentos puede responder a unos u otros de los criterios señalados.

Importancia y valor del juego en la niñez:
El juego es el lenguaje principal de los niños; éstos se comunican con el mundo a través del juego.
El juego de los niños siempre tiene sentido, según sus experiencias y necesidades particulares.
Muestra la ruta a la vida interior de los niños; expresan sus deseos, fantasías, temores y conflictos simbólicamente a través del juego
El juego de los niños refleja su percepción de sí mismos, de otras personas, y del mundo que les rodea.
A través del juego los niños lidian con su pasado y su presente, y se preparan para el futuro.
El juego estimula todos los sentidos.Enriquece la creatividad y la imaginación.Ayuda a utilizar energía física y mental de maneras productivas y/o entretenidas.
El juego facilita el desarrollo de:
– Habilidades físicas- agarrar, sujetar, correr, trepar, balancearse.
– Habla y lenguaje- desde el balbuceo, hasta contar cuentos y chistes.
– Destrezas sociales- cooperar, negociar, competir, seguir reglas, esperar turnos.
– Inteligencia racional- comparar, categorizar, contar, memorizar.
– Inteligencia emocional- auto-estima, compartir sentimientos con otros.
– El juego facilita el aprendizaje sobre:
– Su cuerpo- habilidades, limitaciones.
– Su personalidad- intereses, preferencias.
– Otras personas- expectativas, reacciones, cómo llevarse con adultos y con niños.
– El medio ambiente- explorar posibilidades, reconocer peligros y límites.
– La sociedad y la cultura- roles, tradiciones, valores.
– Dominio propio- esperar, perseverar, lidiar con contratiemp.os y derrotas.
– Solución de problemas- considerar e implementar estrategias.
– Toma de decisiones- reconocer opciones, escoger, y lidiar con las consecuencias.

Los aprendizajes significativos

El aprendizaje significativo surge cuando el alumno/a, como constructor de su propio conocimiento, relaciona los conceptos a aprender y les da un sentido a partir de la estructura conceptual que ya posee. Dicho de otro modo, construye nuevos conocimientos a partir de los conocimientos que ha adquirido anteriormente. Este puede ser por descubrimiento o receptivo. Pero además construye su propio conocimiento porque quiere y está interesado en ello.
El aprendizaje significativo a veces se construye al relacionar los conceptos nuevos con los conceptos que ya posee y otras al relacionar los conceptos nuevos con la experiencia que ya se tiene. Se da cuando las tareas están relacionadas de manera congruente y el sujeto decide aprenderlas. Para Ausubel, un aprendizaje es significativo cuando los contenidos son relacionados de modo no arbitrario y sustancial (no al pie de la letra) con lo que el alumno/a ya sabe. Por relación sustancial y no arbitraria se debe entender que las ideas se relacionan con algún aspecto existente específicamente relevante de la estructura cognoscitiva del alumno/a, como una imagen, un símbolo ya significativo, un concepto o una proposición. Esto quiere decir que en el proceso educativo, es importante considerar lo que el individuo ya sabe de tal manera que establezca una relación con aquello que debe aprender. Este proceso tiene lugar si el educando tiene en su estructura cognitiva conceptos, estos son: ideas, proposiciones, estables y definidos, con los cuales la nueva información puede interactuar.
El aprendizaje significativo ocurre cuando una nueva información “se conecta” con un concepto relevante (“subsunsor”) preexistente en la estructura cognitiva, esto implica que, las nuevas ideas, conceptos y proposiciones pueden ser aprendidos significativamente en la medida en que otras ideas, y conceptos  relevantes estén adecuadamente claros y disponibles en la estructura cognitiva del individuo y que funcionen como un punto de “anclaje” a las primeras.

aprendsign

La característica más importante del aprendizaje significativo es que, produce una interacción entre los conocimientos más relevantes de la estructura cognitiva y las nuevas informaciones (no es una simple asociación), de tal modo que éstas adquieren un significado y son integradas a la estructura cognitiva de manera no arbitraria y sustancial, favoreciendo la diferenciación, evolución y estabilidad de los conocimientos  preexistentes y consecuentemente de toda la estructura cognitiva.
El aprendizaje mecánico, contrariamente al aprendizaje significativo, se produce cuando no existen conocimientos previos adecuados, de tal forma que la nueva información es almacenada arbitrariamente, sin interactuar con conocimientos preexistentes. Es decir, cuando el alumno/a carece de conocimientos previos relevantes y necesarios para hacer que la tarea de aprendizaje sea potencialmente significativo.
Obviamente, el aprendizaje mecánico no se da en un “vacío cognitivo” puesto que debe existir algún tipo de asociación, pero no en el sentido de una interacción como en el aprendizaje significativo. El aprendizaje mecánico puede ser necesario en algunos
casos, por ejemplo en la fase inicial de un nuevo cuerpo de conocimientos, cuando no existen conceptos relevantes con los cuales pueda interactuar, en todo caso el aprendizaje significativo debe ser preferido, pues, este facilita la adquisición de significados, la retención y la transferencia de lo aprendido.

El papel del mediador en la construcción de los aprendizajes significativos.

La mediación es una intervención que hace el adulto (padre, madre, maestro/a, abuelo…) o sus compañeros/as cercanos para enriquecer la relación del alumno/a con su medio ambiente. Cuando le ofrecen variedad de situaciones, le comunican sus significados y le muestran maneras de proceder, lo ayudan a comprender y actuar en el medio. Para que la ayuda de los mediadores sea efectiva, provocando desarrollo, es necesario que exista:

– Intencionalidad por parte del facilitador (mediador) de comunicar y enseñar con claridad lo que se quiere transmitir, produciendo un estado de alerta en el alumno/a.
– Reciprocidad. Se produce un aprendizaje más efectivo cuando hay un lazo de comunicación fuerte entre el facilitador y alumno/a.
– Trascendencia. La experiencia del alumno/a debe ir más allá de una situación de “aquí y ahora”. El alumno/a puede anticipar situaciones, relacionar experiencias, tomar decisiones según lo vivido anteriormente, aplicar los conocimientos a otra problemáticas, sin requerir la actuación directa del adulto.
– Mediación del significado. Cuando los facilitadores construyen conceptos con lo alumnos, los acostumbran a que ellos sigan haciéndolo en distintas situaciones. El facilitador debe invitar a poner en acción el pensamiento y la inteligencia, estableciendo relaciones o elaborando hipótesis.
– Mediación de los sentimientos de competencia y logro. Es fundamental que el alumno/a se sienta capaz y reconozca que este proceso le sirve para alcanzar el éxito. Esto asegura una disposición positiva para el aprendizaje y aceptación de nuevos desafíos, así tendrá confianza en que puede hacerlo bien. Afianzar sus sentimientos de seguridad y entusiasmo por aprender, es la base sobre la que se construye su autoimagen.  El reconocimiento positivo de los logros y las habilidades que han puesto en juego para realizar la actividad con éxito, aumenta la autoestima, la confianza en sí mismo, la seguridad, la autonomía, se facilita el sentimiento de logro personal y de cooperación con otros niños/as desarrollando e interiorizando variedad de valores sociales (diálogo, respeto, responsabilidad, cooperación…).

La comunicación no verbal

Educación emocional de los docentes

Por Cecilia Marino

La habilidad para comunicar forma parte de la tarea de educar y se puede perfeccionar con el tiempo y la práctica.

La comunicación no verbal está compuesta por los gestos, las posturas, las miradas, los tonos de voz, y constituye un lenguaje complementario al de las palabras. Tiene más influencia que las palabras en las reacciones que nos provocamos mutuamente, pero ¿hasta qué punto somos conscientes de ello? ¿Hay coherencia entre lo que decimos con las palabras y lo que decimos con el cuerpo?

Reflexionar y atender a estas cuestiones redundará en una mayor efectividad de la comunicación con nuestros alumnos, colegas y con las familias de los alumnos.

Transmitir confianza a los alumnos

Muchas veces los docentes no somos conscientes del poder que tiene este tipo de comunicación, tanto para transmitir mensajes positivos como negativos. A través de la comunicación no verbal podemos transmitir a los alumnos que confiamos en sus posibilidades o el mensaje “¡Sé que puedes!”. Veamos algunas sugerencias:

– Cuando hayas hecho una pregunta a un alumno cuya respuesta requiera pensar, respeta el tiempo de silencio necesario hasta que conteste. Mientras esperas, míralo afectuosamente y sonríe.

– Responde a las intervenciones de tus alumnos con voz dulce y suave, para mostrarles que lo que aportan es valioso.

– Cuando un alumno esté haciendo una tarea que para él es compleja y te acercas a él, dale alguna señal de aprobación (afirmar con la cabeza, realizar un sonido de aprobación como “ajá”) aunque el resultado no sea del todo el esperado.

– Mira con atención y afecto a los alumnos que están teniendo una actitud positiva, esto hará que los demás quieran imitarlos.

– Cuando un alumno te pida ayuda individual, acércate a él, inclina tu cuerpo hacia adelante para mostrar interés, míralo con atención y háblale con voz suave y lentamente.

Mostrar liderazgo

Los docentes gastamos mucha energía en mantener cierto orden y concentración entre nuestros alumnos. A través de la comunicación no verbal, podemos transmitir la certeza de que serán escuchados y respetados o, por el contrario, podemos transmitir inseguridad y desánimo. Veamos algunas sugerencias para transmitir a los alumnos desde lo no verbal el mensaje: “confío en mí y sé lo que hago”.

– No empezar a hablar hasta que haya silencio.

– Gesticular con las manos en la zona de la cintura y el pecho (no con las manos bajas).

– Organizar con anticipación el espacio y el material para las actividades de aprendizaje.

– Pedir “tiempo” dibujando una T con las dos manos (aconsejable cuando hay mucho ruido, para no tener que levantar la voz).

– Transmitir con nuestra forma de vestirnos un grado de formalidad equivalente al que queremos que haya en la clase.

– Modular bien lo que decimos con tono, volumen y ritmo controlados.

– Mantenerse sereno, atento y con gestos abiertos con las manos. La postura de manos en ojiva muestra aplomo y asertividad.

Estimular y fortalecer la conciencia de los comportamientos no verbales nos ayudará a comunicarnos mejor.