Periodo de adaptación para los bebés de 3 a 24 meses.

La adaptación de un bebé de 3 a 24 meses a una escuela dependerá más de la actitud del personal docente y de los cuidadores que del bebé. Él no sabe a que va a la escuela, pero el personal de la escuela debe estar preparado para recibirlo. Además, este trabajo de preparación deberá ser compartido con los padres del bebé.

Actitudes de la educadora

– Al encontrarse con el bebé: aproximación, respeto, afecto, sin ansiedad ni agobio.
– Creación de un clima de seguridad afectiva individual y colectiva.
– Hay que mantener la tranquilidad ante manifestaciones de inadaptación del niño (rabietas, llantos, inapetencias) pero sin abandono.
– Atención individualizada -pero no exclusiva- sobre todo en los momentos cotidianos de: llegadas, despedidas, comidas; entendiéndolos como momentos de gran importancia para la relación individual-afectiva con el niño (tratando de evitar prisas, agobios, nervios, etc.).

Adaptación al nuevo espacio

– Conocimiento de la clase como lugar que le da seguridad, manteniendo los mismos puntos de referencia espaciales y temporales (a nivel de espacio: lugar de jugar, comer, dormir, cambiar, etc. y de tiempo: mantener los horarios de comida, siesta, cambios, etc.)
– Conocimiento del comedor e introducción poco a poco del patio.

Relación con los padres

– Dar confianza y seguridad a los padres.
– Poner límites claros a los padres desde el principio (puntualidad, ropa marcada, que al principio no entren mucho en sus clases en función de los otros niños) evitando los enfrentamientos.
– En esta edad es importante sin embargo organizar los horarios flexibles, para que si es posible el bebé permanezca en el centro menos de ocho horas/día.

Actividades

– En esta etapa debemos intentar una relación personal con el bebé, haciendo hincapié en la comunicación corporal. Que empiecen también a manejar el material de la clase, pero sin mezclarlo: torres, construcciones, telas, pelotas, etc.
– Respeta el juego libre sin dar demasiadas consignas, aprovechando para observar su comportamiento.
– Que la comida, siesta y cambios, no se conviertan en algo rutinario, dado que son momentos idóneos para establecer una comunicación individual (evitar prisas, nervioso, etc.).
– La siesta debe ser un momento de relajación y tranquilidad: ponga música y canciones suaves.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s