Evaluación del periodo de adaptación.

La evaluación del período de adaptación nos posibilita ver si se han conseguido los objetivos educativos propuestos y comprobar cualitativa y cuantitativamente si se ha producido un cambio significativo en los niños, la familia y los docentes respecto al principio.

Evaluar el periodo no significa que esperemos de todos los mismos resultados, cada individuo tiene un proceso de desarrollo que hay que respetar, un ritmo para conseguir aquello que se ha marcado diferente del de los otros.

La evaluación del periodo de adaptación ha de ser continuada. Desde el principio hasta el final se han de observar aquellos elementos significativos que ocurran y registrarlos en el diario de clase.

Aquello que vamos a evaluar, para retomar en posteriores planificaciones y programaciones respecto al periodo, ha de ser:

  • El grado de consecución de objetivos propuestos.
  • El desarrollo general del periodo de adaptación: desde su planificación y programación hasta el fin del contexto.
  • La relación con la familia.
  • El desarrollo de la dinámica de trabajo del equipo docente.
  • La respuesta y colaboración de la maestra de apoyo de infantil en este periodo.
  • La adaptación individual al contexto escolar de cada uno de los alumnos y alumnas y la superación de cada uno de los conflictos.
  • La dinámica general del grupo-clase.
  • La respuesta del educador/a.

EVALUACIÓN DE LOS APRENDIZAJES DE LOS NIÑOS Y NIÑAS

La evaluación de los niños/as se realizará teniendo en cuenta si se han adpatado de forma individual al contexto escolar. Para ello, tienen que haber superado las conductas negativas y haberse adaptado a la dinámica del grupo. Por tanto, se evaluará si son capaces de relacionarse con los demás, si expresan sus sentimientos, si tienen conductas relajadas, si no se comportan de forma agresiva, si no esperan a sus figuras de apego con ansiedad durante el horario escolar, si se mueven por todo el espacio, si participan en las actividades planteadas…

– Evaluación inicial: Se recogerán los datos relevantes sobre el proceso de desarrollo de cada uno de los niños y niñas, información proporcionada por los padres, y en su caso, los informes médicos, psicológicos, pedagógicos y sociales que revistan interés.

Esta evaluación inicial se completará con la observación directa por parte de las tutoras del grado de desarrollo de las capacidades básicas durante el periodo de adaptación.

– Evaluación continua: A través de la observación sistemática realizada en las distintas actividades de enseñanza y aprendizaje anotaremos los progresos alcanzados por nuestros alumnos y alumnas en una guía de observación, donde observaremos y evaluaremos la llegada, estancia y salida del Centro.

De esta forma podremos intervenir cuando la situación lo requiera para llevar a cabo diversas medidas de refuerzo o adaptación, ampliación, etc.

Teniendo en cuenta que las actividades e instrumentos de evaluación han de ser lo más diversos posibles, utilizaremos el diario de clase para registrar las conductas, situaciones y comportamientos de los niños y niñas, las conversaciones con los niños y niñas y el análisis de sus producciones.

– Evaluación final: Nos informa del grado en que se han conseguido los objetivos. Se plasmará en una guía de observación.

EVALUACIÓN DE LA PRÁCTICA DOCENTE

– Evaluación de las tutoras.

  • ¿Han realizado contactos con todas las familias y han establecido mecanismos de colaboración para su inserción en el centro y en el aula?.
  • La flexibilización del horario establecido ¿ha sido la adecuada?.
  • Las actividades propuestas ¿han sido motivadoras y facilitado una mejor adaptación?.
  • ¿Sus actuaciones han tenido en cuenta los conocimientos previos de los niños y niñas?.
  • ¿Han tenido en cuenta la individualidad de la enseñanza?.
  • ¿El lenguaje empleado fue claro y sencillo?.
  • ¿La organización del aula favoreció la comunicación entre el grupo clase y el maestro/a?.

– Evaluación de la maestra de apoyo.

  • ¿Ha participado y colaborado en todas las actividades propuestas?.
  • ¿Su actuación ha sido la adecuada y ha ayudado a una mejor adaptación del alumnado?.

– Espacios, materiales y tiempos.

  • ¿La organización por rincones ha favorecido los aprendizajes?.
  • ¿Se han utilizado los materiales adecuados a cada actividad?.
  • ¿La flexibilización del horario del alumnado ha facilitado su adaptación?.

– Relaciones con los padres.

  • ¿Cuál ha sido el grado de compromiso con el periodo de adaptación y el nivel de coordinación con la tutora?.
  • ¿El diálogo en casa ha favorecido el proceso de adaptación del alumnado?.
  • ¿Han reforzado hábitos mínimos de autonomía en los niños y niñas?.
  • ¿Han cumplido las normas de organización y funcionamiento del Centro y el aula?.

Un pensamiento en “Evaluación del periodo de adaptación.

  1. excelente articulo sobre el periodo de adaptación, describe muy bien y paso a paso una situación que vivimos todos los maestros de preescolar. orly

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s