Actividades para el período de adaptación

El tipo de actividades adecuadas para realizar en este periodo pueden ser:

  • Actividades dirigidas a conocerse mutuamente.
  • Actividades encaminadas a conocer el centro y sus dependencias.
  • Actividades manipulativas con diferentes materiales como la plastilina, y la pintura de dedos.
  • Actividades en grupo, como cantar, bailar o recitar poesías.
  • Actividades de psicomotricidad que contribuyen a la socialización y al disfrute.
  • Actividades para comenzar a adquirir hábitos de cooperación y colaboración.
  • Actividades para comenzar a presentar los materiales y técnicas habituales con los que van a trabajar a lo largo del curso.

——————–

Sugerencias:

  • Presentación de la mascota: puede ser una animal, una planta, un muñeco… que se encargará de cuidar el aula y cuidarlos a ellos, y que les acompañará y ayudará a lo largo de todo el curso.
  • Actividades lúdicas de introducción de rutinas a través de canciones para saludar o para cambiar de rincón, juegos para pasar lista…
  • Ofrecerles a cada niño un símbolo con el que en poco tiempo se identificará y le dará seguridad en el aula ya que, con ellos, se pasará lista, cada uno tendrá en su silla su símbolo para que siempre sepa dónde sentarse, su casillero, su percha, su vaso del agua…
  • Buscar objetos conocidos en las dependencias del centro para ir conociendo los espacios.
  • Realizar una medalla significativa con el nombre de cada niño y decorarla.
  • El “monigote” viajero: entregar cada día a un niño un sencillo muñeco de trapo sin decorar, sin cara, sin ropa… para que cada familia añada un elemento al monigote.
  • El cuento o juguete viajero: se tendrá que devolver al día siguiente. El objetivo pricipal es crear un vínculo entre la escuela y el hogar.
  • Decorar el aula entre todos, mostrar fotos de las vacaciones con la familia y explicarlas.
  • Cantar el nombre de los más pequeños, mientras ellos reciben algún objeto por turnos.
  • Jugamos a “Simón dice”: Ej. Jorge dice: Simón dice… que ladren como perros (los compañeritos hacen lo que Jorge les pide).
  • Pintamos en papel continuo con pintura de dedos. Previamente se les explica que solo se puende pintar con la mano, o con el dedo, y que hay que tener cuidado de no manchar nada ni a nadie. Cuando haya secado, cada uno se puede llevar un trozo a casa.
  • Preparar un mural para decorar la puerta del aula donde tengan que pegar gomets de distintos colores.
  • Organizaremos la entrada y la salida de forma que constituyan momentos tranquilos de encuentro y despedida. Enseñaremos a los niños y niñas a hacer una fila simulando que somos un tren y cantando una canción:“Chucu, chucu, chucu, chucu, chucu, chucu-cha…” “Uno va delante, otro va detrás, todos despacito para no chocar. Para ayudar a la realización de la fila se puede trazar con cinta adhesiva de color la zona de la entrada/aula en la que se debe hacer la fila.

Periodo de adaptación para los bebés de 3 a 24 meses.

La adaptación de un bebé de 3 a 24 meses a una escuela dependerá más de la actitud del personal docente y de los cuidadores que del bebé. Él no sabe a que va a la escuela, pero el personal de la escuela debe estar preparado para recibirlo. Además, este trabajo de preparación deberá ser compartido con los padres del bebé.

Actitudes de la educadora

- Al encontrarse con el bebé: aproximación, respeto, afecto, sin ansiedad ni agobio.
- Creación de un clima de seguridad afectiva individual y colectiva.
- Hay que mantener la tranquilidad ante manifestaciones de inadaptación del niño (rabietas, llantos, inapetencias) pero sin abandono.
- Atención individualizada -pero no exclusiva- sobre todo en los momentos cotidianos de: llegadas, despedidas, comidas; entendiéndolos como momentos de gran importancia para la relación individual-afectiva con el niño (tratando de evitar prisas, agobios, nervios, etc.).

Adaptación al nuevo espacio

- Conocimiento de la clase como lugar que le da seguridad, manteniendo los mismos puntos de referencia espaciales y temporales (a nivel de espacio: lugar de jugar, comer, dormir, cambiar, etc. y de tiempo: mantener los horarios de comida, siesta, cambios, etc.)
- Conocimiento del comedor e introducción poco a poco del patio.

Relación con los padres

- Dar confianza y seguridad a los padres.
- Poner límites claros a los padres desde el principio (puntualidad, ropa marcada, que al principio no entren mucho en sus clases en función de los otros niños) evitando los enfrentamientos.
- En esta edad es importante sin embargo organizar los horarios flexibles, para que si es posible el bebé permanezca en el centro menos de ocho horas/día.

Actividades

- En esta etapa debemos intentar una relación personal con el bebé, haciendo hincapié en la comunicación corporal. Que empiecen también a manejar el material de la clase, pero sin mezclarlo: torres, construcciones, telas, pelotas, etc.
- Respeta el juego libre sin dar demasiadas consignas, aprovechando para observar su comportamiento.
- Que la comida, siesta y cambios, no se conviertan en algo rutinario, dado que son momentos idóneos para establecer una comunicación individual (evitar prisas, nervioso, etc.).
- La siesta debe ser un momento de relajación y tranquilidad: ponga música y canciones suaves.

El período de adaptación. Introducción.

El periodo de adaptación es el proceso durante el cual el niño/la niña se integra en la vida escolar. Termina cuando el niño/la niña asiste con normalidad al centro, considera la vida escolar como una situación cotidiana y regula su actuación en el centro mediante unas referencias espaciales y temporales.

El periodo debe planificarse pedagógicamente debido a su importancia. La entrada a la escuela es vivida como un momento difícil, ya que supone la separación del seno familiar donde los niños/as son centros de atención y se sienten protegidos y seguros, para adentrarse en un entorno diferente y más amplio de relaciones, lo cual puede producirles angustia y sentimientos de abandono. Tanto la familia como el centro escolar son responsables de que este periodo se lleve a cabo con éxito.

OBJETIVOS DEL PERÍODO DE ADAPTACIÓN

  1. Adaptación del niño/a al nuevo contexto escolar de un modo positivo, creando un clima de seguridad y afecto que le facilite su desarrollo.
  2. Ofrecimiento al niño/a y a su familia de una experiencia gratificante y positiva de la escuela infantil.
  3. Favorecer la interrelación entre los niños/as de forma paulatina, agradable y sin conflictos.
  4. Posibilitar la interacción entre los distintos elementos personales que intervienen en el proceso educativo.

El período de adaptación. El papel de la escuela.

El proceso de adaptación a la escuela debe ser planificado pedagógicamente, debido a la gran importancia que tiene para el pequeño en la vida escolar infantil y en su vida misma.

La escuela debe anticiparse, de forma que el desarrollo del proceso sea breve y con el menor coste afectivo y emocional posible para los pequeños.

Respecto a los alumnos/as:

  • Programar para este período actividades que impliquen el conocimiento de los otros, el de los adultos y niños, el conocimiento del espacio escolar, del material…
  • Crear un ambiente de acogida, con actividades grupales: juegos, canciones, etc.
  • Establecer y mantener una rutina diaria que sirva de referencia en el desconcierto.
  • Facilitar el contacto con los objetos personales que traen de casa.

Respecto a los espacios y al tiempo:

  • Realizar actividades que permitan el progresivo conocimiento de los espacios del centro para que pierdan el miedo a lo desconocido.
  • Crear espacios que den seguridad al niñ@.
  • Establecer rutinas que faciliten la adaptación al centro.

Respecto a la escuela:

  • Actitud receptiva y activa por conocer aquello que le puede gustar al niñ@, por conocer su ambiente…
  • Actitud flexible, preparando estrategias que faciliten el proceso a la adptación.
  • Paciente, ante el momento tan importante que atraviesa el niño (Hay que tener en cuenta que todos los niños y niñas no son iguales, por lo tanto la adaptación de unos y de otros también será distinta).

Respecto a la familia:

  • Planificar con la familia la entrada escalonada. El período de permanencia en el centro será más corto durante los primeros días, incrementando de forma progresiva su permanencia hasta la jornada completa.
  • Ofrecer la información necesaria sobre el proceso de adaptación y efectuar una entrevista antes de que el niño sea escolarizado.

El período de adaptación. El papel de las familias.

El papel de los padres es esencial. Entre sus funciones está la de preparar psicológicamente al niñ@ que ingresa en la escuela infantil creando actitudes positivas respecto al centro.

Las familias tienen una gran influencia en este momento, ya que la adaptación de su hij@ viene determinada en gran medida por cómo ellos asuman la separación: sus temores, sus expectativas, su ansiedad, su seguridad o inseguridad en la decisión que han tomado y su confianza en el Centro escogido y en las posibilidades de su hij@. Estos sentimientos pueden ser transmitidos por los padres a través de las diversas manifestaciones de excesiva preocupación, angustia, etc, que son captadas por sus hij@s respondiendo inconscientemente a ellas de forma negativa.

Así, de la actitud de ellos respecto a la escuela va a depender mucho la que se vayan formando sus hij@s. si los padres viven con dificultad este momento, el niñ@ lo vivirá con ansiedad sintiendo la escuela como algo inseguro.

ACTIVIDADES PARA LOS PADRES (1º y 2º ciclo)

Es primordial que los padres colaboren en la adaptación de su hij@ y para conseguir esto es importante que el niño esté acostumbrado a  realizar una serie de tareas en casa que impliquen una autonomía en  las áreas para evitar una gran diferencia entre la casa y la escuela, y también para apoyar la labor del docente. Por esta razón los padres deben  realizar en casa las siguientes actividades y así potenciar las diferentes áreas de desarrollo de su hij@.

Área del lenguaje:

  • Hablar con el niño/a cando llega del colegio y preguntarle qué hizo, qué le gustó más, que le gustó menos…
  • Cuando está jugando que nos exprese a qué juega, con qué juega.
  • Decir las palabras con una pronunciación lo mas correcta posible.

Área de hábitos y autonomía:

  • Vestirse y desvertirse. Deben ir colaborando poco a poco en la medida de sus posibilidades.
  • El baño. Desde los tres años puede ir al baño por si solo/a, cuando tenga ganas, sin necesidad de que siempre le acompañe un adulto. Cuando orine que aprenda a secarse con papel y a limpiarse al hacer caca.
  • Juego. Dedicar un rato cada día para jugar con tu hijo/a, que no lo haga siempre solo/a. Cuando termine que recoja.
  • Biberón. El biberón no es necesario, pero sí un inconveniente para el buen desarrollo dental, afectivo, social… Para dejarlo podemos darle la leche con una pajita, ¡les encanta!
  • Chupete. Muchas malformaciones dentales se evitan al quitarle el chupete a su debido tiempo.
  • Dientes. Enséñale a limpiárselos correctamente especialmente por la noche.
  • Descanso. Los/as niños/as necesitan descansar alrededor de 11 horas diarias. Un niño/a que no descansa lo suficiente estará malhumorado, cansado y tendrá pocas ganas de aprender y disfrutar. Debemos acostarlos temprano por la noche.

OTRAS SUGERENCIAS:

  • CREAD ACTITUDES POSITIVAS RESPECTO A LA ESCUELA INFANTIL: Comentad a vuestros hijos lo que hay en la escuela, las actividades que van a realizar, los niños y niñas con los que van a jugar, los materiales y juguetes que van a encontrar, etc.
  • INTERCAMBIAD CON LA MAESTRA TODA LA INFORMACIÓN QUE FACILITE UN MAYOR CONOCIMIENTO DE LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS: Acudid a las asambleas que se programen, a las entrevistas individuales. Responded a los cuestionarios que se os ofrezcan con la máxima sinceridad y depositad en las educadoras mucha confianza. Es importante que tanto el padre, como la madre acudáis siempre que os sea posible juntos a las reuniones, la educación es cosa de ambos y los dos tenéis mucho que aportar.
  • PARTIPAD EN ALGUNAS ACTIVIDADES DEL AULA: A lo largo de todo el curso escolar seguro que podéis encontrar un poco de tiempo para colaborar con la escuela. Aparte de los contactos obligatorios y responsables que se han de tener, también se os ofrece la posibilidad de acudir al Centro para participar en algunas de las actividades programadas (talleres, salidas, fiestas…)
  • DAD IMPORTANCIA A LAS ACTIVIDADES COTIDIANAS QUE OS CUENTE VUESTRO HIJ@.
  • RESPETAD LAS NORMAS DEL CENTRO Y LAS PROPIAS DE LA ETAPA: La asistencia debe ser regular, así les facilitaréis la organización de sus esquemas mentales; Comunicad, siempre que podáis, las ausencias de vuestro hij@; Aplicad un buen criterio a la hora de preparle el “almuerzo” para tomar en el recreo; Ponedle ropa cómoda para acudir al colegio, que no limite sus movimientos y que beneficie su autonomía; etc.
  • ACOSTUMBRADLE A RECOGER CADA COSA EN SU SITIO DESPUÉS DE UTILIZARLAS.
  • PREPARAD CON VUESTRO HIJ@ EL MATERIAL QUE TENGA QUE LLEVAR EN LA MOCHILA: pañales, toallitas, babi…

Evaluación del periodo de adaptación.

La evaluación del período de adaptación nos posibilita ver si se han conseguido los objetivos educativos propuestos y comprobar cualitativa y cuantitativamente si se ha producido un cambio significativo en los niños, la familia y los docentes respecto al principio.

Evaluar el periodo no significa que esperemos de todos los mismos resultados, cada individuo tiene un proceso de desarrollo que hay que respetar, un ritmo para conseguir aquello que se ha marcado diferente del de los otros.

La evaluación del periodo de adaptación ha de ser continuada. Desde el principio hasta el final se han de observar aquellos elementos significativos que ocurran y registrarlos en el diario de clase.

Aquello que vamos a evaluar, para retomar en posteriores planificaciones y programaciones respecto al periodo, ha de ser:

  • El grado de consecución de objetivos propuestos.
  • El desarrollo general del periodo de adaptación: desde su planificación y programación hasta el fin del contexto.
  • La relación con la familia.
  • El desarrollo de la dinámica de trabajo del equipo docente.
  • La respuesta y colaboración de la maestra de apoyo de infantil en este periodo.
  • La adaptación individual al contexto escolar de cada uno de los alumnos y alumnas y la superación de cada uno de los conflictos.
  • La dinámica general del grupo-clase.
  • La respuesta del educador/a.

EVALUACIÓN DE LOS APRENDIZAJES DE LOS NIÑOS Y NIÑAS

La evaluación de los niños/as se realizará teniendo en cuenta si se han adpatado de forma individual al contexto escolar. Para ello, tienen que haber superado las conductas negativas y haberse adaptado a la dinámica del grupo. Por tanto, se evaluará si son capaces de relacionarse con los demás, si expresan sus sentimientos, si tienen conductas relajadas, si no se comportan de forma agresiva, si no esperan a sus figuras de apego con ansiedad durante el horario escolar, si se mueven por todo el espacio, si participan en las actividades planteadas…

- Evaluación inicial: Se recogerán los datos relevantes sobre el proceso de desarrollo de cada uno de los niños y niñas, información proporcionada por los padres, y en su caso, los informes médicos, psicológicos, pedagógicos y sociales que revistan interés.

Esta evaluación inicial se completará con la observación directa por parte de las tutoras del grado de desarrollo de las capacidades básicas durante el periodo de adaptación.

- Evaluación continua: A través de la observación sistemática realizada en las distintas actividades de enseñanza y aprendizaje anotaremos los progresos alcanzados por nuestros alumnos y alumnas en una guía de observación, donde observaremos y evaluaremos la llegada, estancia y salida del Centro.

De esta forma podremos intervenir cuando la situación lo requiera para llevar a cabo diversas medidas de refuerzo o adaptación, ampliación, etc.

Teniendo en cuenta que las actividades e instrumentos de evaluación han de ser lo más diversos posibles, utilizaremos el diario de clase para registrar las conductas, situaciones y comportamientos de los niños y niñas, las conversaciones con los niños y niñas y el análisis de sus producciones.

- Evaluación final: Nos informa del grado en que se han conseguido los objetivos. Se plasmará en una guía de observación.

EVALUACIÓN DE LA PRÁCTICA DOCENTE

- Evaluación de las tutoras.

  • ¿Han realizado contactos con todas las familias y han establecido mecanismos de colaboración para su inserción en el centro y en el aula?.
  • La flexibilización del horario establecido ¿ha sido la adecuada?.
  • Las actividades propuestas ¿han sido motivadoras y facilitado una mejor adaptación?.
  • ¿Sus actuaciones han tenido en cuenta los conocimientos previos de los niños y niñas?.
  • ¿Han tenido en cuenta la individualidad de la enseñanza?.
  • ¿El lenguaje empleado fue claro y sencillo?.
  • ¿La organización del aula favoreció la comunicación entre el grupo clase y el maestro/a?.

- Evaluación de la maestra de apoyo.

  • ¿Ha participado y colaborado en todas las actividades propuestas?.
  • ¿Su actuación ha sido la adecuada y ha ayudado a una mejor adaptación del alumnado?.

- Espacios, materiales y tiempos.

  • ¿La organización por rincones ha favorecido los aprendizajes?.
  • ¿Se han utilizado los materiales adecuados a cada actividad?.
  • ¿La flexibilización del horario del alumnado ha facilitado su adaptación?.

- Relaciones con los padres.

  • ¿Cuál ha sido el grado de compromiso con el periodo de adaptación y el nivel de coordinación con la tutora?.
  • ¿El diálogo en casa ha favorecido el proceso de adaptación del alumnado?.
  • ¿Han reforzado hábitos mínimos de autonomía en los niños y niñas?.
  • ¿Han cumplido las normas de organización y funcionamiento del Centro y el aula?.